/23 dulces y frituras chidas que sólo disfrutamos los que fuimos a una primaria de barrio

23 dulces y frituras chidas que sólo disfrutamos los que fuimos a una primaria de barrio

Aunque la infancia es de nuestras mejores etapas en la vida (además de entrar a la universidad y experimentar con sustancias recreativas), no para todos fue igual.

Mientras que algunos disfrutaban de echarse una reta de fut con una bote de frutsi, otros hacían lo mismo pero con un balón de verdad; mientras que unos iban al Six Flags (o Reino Aventura si ya están vetarros) otros iban a la Feria de Chapultepec.

Pero algo que todos disfrutaban por igual era comer dulces, sobre todo a la hora del recreo o saliendo de la primaria. Aquí te dejamos algunos dulces (de los baratos) que seguramente disfrutaste si no te faltó barrio:

1. Las cazuelitas de tamarindo 

2. Las cachetadas (que hasta la fecha no sabes ni cómo comértelas pero están bien buenas)

3. Los brinquitos, que eran los chidos si te sobraba un peso o cincuenta centavos

4. Los chutazos, para seguir de pambolero

5. El chicle de metro (también había uno que estaba enrollado pero este era el barato)

6. Las bolitochas, pero las de sandía

7. Las Pica Fresas, perfectas para cuando llevabas poquito cambio

8. O los tamborines, que siempre estaban revueltos con las Pica Fresas

9. Los Cazares

10. La Chipileta, aunque siempre terminaras comiéndote sólo el polvito

11. Las Velitas, que nunca supiste si eran gelatinas o algún producto creado por los dioses

12. La paleta de Tarrito (o el pretexto que pones para decir que empezaste a tomar desde la secundaria)

13. Y la paleta de pollito rostizado, que siempre te preguntabas por qué no sabía a pollo

14. Las monedas de chocolate con las que siempre presumías tu riqueza

15. Las cucharas de tamarindo, y al final te quedabas por horas mordiendo la cuchara ya vacía

16. El Frutsi tenía que ser congelado y cuando te lo acababas se convertía en balón para jugar futbol

17. La paleta de semáforo, llegar a la bolita verde era un reto de vida

18. Y el Bocadín que era aún más barato que el Carlos V

19. Nunca te podían faltar en el recreo los Totis (y después ponerlos en un lápiz y comértelos en el salón)

20. Estos chetos y papas con Valentina

21. Las papas (de verdad) o un chicharrón preparado

22. Los raspados, aunque el señor siempre te vendía un vaso de hielo con un poquitito de jarabe de algún sabor

23. Las banderillas de Tamaroca, para terminar mordiendo un buen rato el popote en el que venía el tamarindo

Facebook Comments